Alterna Festival se mantiene como una filosofía diferente ante un público fiel

A pesar de la coincidencia ya con grandes carteles de festivales, la undécima edición del Alterna Festival que se ha celebrado el pasado 5, 6 y 7 de julio en El Bonillo (Albacete) ha tenido un público fiel que ha seguido la tendencia del rock y punk principalmente, ante el mestizaje de otros carteles. Quizá abarcando menos estilos, con menos escenarios, pero haciéndolo con más fuerza por los que apuesta, Alterna Festival ha conseguido celebrar una notable edición a pesar de la masiva competencia existente ante unas 10.000 personas.

Si en algo destaca este festival es porque no es solo música: a lo largo de las 72 horas de su celebración pudimos disfrutar de más de una quincena de talleres y más de una decena de exhibiciones no musicales que abarcaban desde acroyoga, malabares, slackline, monociclo o cata de cervezas artesanales y espacios como el parque y la piscina municipales (a destacar una organización perfecta en estos puntos, muy necesario con el calor de los días) que fueron muy celebrados por público e incluso artistas, con varios de ellos participando. Algo en lo que este festival es único.

Un jueves de rock-punk puro

Se podría decir que el jueves, por aquello de no ser aún fin de semana, era el día más flojo del evento, con la organización también programando un cartel de menos grupos y guardando sus cartas para el fin de semana. A pesar de ello, bandas como Sínkope, Narco o Lendakaris Muertos estuvieron sobre un escenario que no pudo ver a Fuckop Family tras suspender su actuación en el último momento por motivos familiares.

Quienes sí pudieron interpretar sus temas sobre el escenario fue Barrizal, banda albaceteña que en la pasada edición se quedó sin poder actuar por una tormenta inoportuna y que se ha resarcido tras la invitación de la organización. Un gran directo tuvo también El Niño de la Hipoteca, el que será uno de los cantautores de referencia en el rock español los próximos años con una rumba alegre, festiva e ideal para un festival. Unas letras dignas de las mejores poesías a las que siguieron las ya conocidas de Sínkope, en otro gran concierto que contó, como durante los tres días, con un sonido excelente.

Non Servium movió a todo el sector del oi! una vez más mientras que Narco nos presentó su nuevo disco, “Espichufrenia”. En cambio, Lendakaris Muertos nos dejó sus temas habituales para gusto del público punk. Una jornada de presentación sobresaliente para lo que quedaba por llegar.

La combinación entre grandes bandas y huir de los “macroeventos”

Con el viernes ya arrancaron los talleres, las piscinas, un camping que desde la mañana del jueves estaba repleto, comenzando a florecer las tiendas de campaña en cualquier solar de la localidad (espectáculo digno de ver). Y cuando las actividades acaban y salimos del agua, comienza la música en el recinto principal, abriendo los argentinos A.N.I.M.A.L. bajo un sol de justicia incluso para los propios artistas. Y es que quienes tuvieron que actuar antes de las 21:00 de la tarde merecen un monumento ya que la ubicación del escenario les hacía estar cara al Sol en todo momento, con temperaturas superiores a los 30ºC.

Rat-Zinger lo dio todo ante los valientes que quedaron al Sol mientras otros muchos preferían cobijarse en la sombra. Otro directo impecable al que no se le puede pedir más, mientras que Hora Zulú aguantó la caída del calor para presentarse por primera en el festival. Fue el prolegómeno para presenciar el concierto con quizá más afluencia de todos (para sorpresa de muchos): de nuevo, Boikot.

La Raíz / Foto: Raúl Torres

Los madrileños son una apuesta segura para cualquier festival, y es que se quedó corto su concierto para todos los temas que podían ofrecer, en un espectáculo tanto clásico como efectivo. Hasta ese punto, que los británicos Asian Dub Foundation, posteriormente, parecían un grupo menor en comparación. La banda de reggae tuvo poca afluencia, quizá rompiendo demasiado con el estilo del día, ya que la gente optó por Boikot y La Raíz. Los gandienses dieron otro concierto formidable con palabras de agradecimiento a toda la historia del Alterna, de aplaudir por una banda que en un año en el que están haciendo incluso varios conciertos en un día, dediquen palabras específicas y un saludo tan afectuoso a un festival junto al que han crecido.

El ska balcánico ya clásico en nuestro país de Dubioza Kolektiv así como los toques más funk de otros valencianos, en este caso Funkiwis, cerraron una jornada que reflejó perfectamente las virtudes y puntos fuertes del Alterna Festival: cercanía de público y artistas, fluidez y la ausencia de las masificaciones que tienen los grandes festivales.

Gracias por todo, maestro Mercado

Era irónico que mientras María Dolores de Cospedal perdía las primarias del Partido Popular y acababa prácticamente con toda su carrera política, en su localidad y a pocos metros de una de sus residencias se viviera una fiesta de este calado (y se celebrara su desgracia, todo hay que decirlo). Mientras Combo Calada y Sons of Aguirre ya estaban animando a los valientes que andaban ya por el recinto principal, el resto de asistentes aún disfrutaba del descanso, la sombra, los talleres y las otras propuestas del festival.

Trashtucada, sudando la gota gorda, se encargó de poner el pueblo a bailar y dejarlo en bandeja para la presencia de su señoría en su despedida, el maestro Rosendo Mercado. Uno de esos músicos que no se valora hasta que no está, y eso a pesar de los ya numerosos prestigios que tiene, así como el cariño del público, a sus 63 años, que nos dice adiós (sobre los escenarios). No todo eran despedidas porque Soziedad Alkoholika llegó a continuación para ofrecer su nuevo trabajo de estudio casi al completo ante un recinto que se acercaba al lleno. Un festival que acabó con el reencuentro de O’Funk’Illo, Riot Propaganda, y los británicos The Qemists para celebrar que no todo debe pasar por las grandes organizaciones, que se puede hacer un festival diferente, sin pensar en meter cuanta más gente posible.

Y esa filosofía sobre la que se basa el Alterna Festival, que agranda la organización Rolling Cyrcus con sus actividades, y que se cimenta sobre el cariño de todo el pueblo por el festival, lo hacen diferente y, sobre todo, muy especial. Algo que nunca se debe apagar.

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.