Cabo de Plata sigue en auge en su tercera edición

Venimos de vivir un fin de semana lleno de música en toda España, con varios de los mayores festivales del verano celebrándose simultaneamente. Entre ellos, tuvimos la tercera edición del Cabo de Plata el 5, 6 y 7 de julio, festival de rock y mestizaje celebrado en Barbate (Cádiz) y que viene avalado por la organización de Viñarock. Un festival que, naciendo de cero en 2016, ha conseguido atraer en esta edición a 30.000 personas por día.

El cartel ya hacía esperar mucho del evento, ya que Steve Aoki, dj internacional, se presentaba como el cabeza de cartel. Curiosamente, en la provincia de al lado, estaba actuando David Guetta, por lo que hemos tenido el mismo fin de semana en España a las que son probablemente las dos mayores estrellas de la música electrónica actualmente, destacando además el regreso de los festivales a Andalucía, una comunidad que llegó a no tener prácticamente grandes eventos tras la pérdida del Espárrago Rock.

Aprovechando también la playa y la costa gaditana, buena parte del público venía del extranjero, expandiendo aún más los festivales nacionales hacia el mundo. Barbate, además, se vuelca plenamente con la celebración del festival con puestos de comida y bebida montados por los propios vecinos, y es que la influencia de Viñarock en la organización es notoria.

Éxito trabajado a pesar de su corta vida

Parece que Cabo de Plata ya ha encontrado finalmente su casa sin ningún problema. Al principio, hubo que lidiar con trámites burocráticos que dejaban en el aire dónde se celebraría finalmente (siempre buscando la costa gaditana), pero Bárbate parece haberse hecho el hogar definitivo de Cabo de Plata. De hecho, su alcalde, Miguel Molina, indicaba que el festival ya cuenta con todas las autorizaciones necesarias para su celebración (en la edición anterior hubo problemas y retrasos con los permisos por parte de la Junta de Andalucía).

En la primera jornada ya pudimos ver el recinto prácticamente lleno cuando La Raíz fue el primer grupo en subir al escenario Desperados (uno de los tres espacios del festival) poco antes de las 19:00 de la tarde. Hora extraña para la banda, forzada por otros compromisos, que no obstante no hizo que el público fallase. Por la noche, las actuaciones destacadas se repartieron entre Desakato y Natos y Waor.

Entre los puntos negativos que presentaba alguno de los asistentes ya desde el primer día, estaban que consideraban las colas, especialmente para acceder al recinto, demasiado largas, y que faltaban medios en el camping para recibir a tantas personas. Quizá un indicio de que Cabo de Plata crece en asistencia, e incluso de que ha superado en esta edición sus propias expectativas.

Steve Aoki y la rumba en la playa

Steve Aoki en Cabo de Plata 2018 / Foto: Organización

El gran cabeza de cartel de la edición fue también el primero que se subió al escenario Desperados el viernes. La actuación de Steve Aoki era una de las más esperadas sin lugar a dudas y no defraudó en una sesión que se pudo seguir desde la misma playa prácticamente. Durante el resto de la jornada, con el público ya vencido ante la música, Muchachito, Trashtucada o SFDK fueron algunas de las actuaciones más destacadas de un día que se alargó a más de las seis de la mañana.

No solo pudimos ver las actuaciones musicales programadas en los tres escenarios, sino que también vimos las clásicas batallas de gallos y otras actividades, aunque nada podía competir con la playa gaditana. En ese punto sí que se notaba la experiencia de organizar Viñarock para entender al público y darle alternativas aparte de la música.

Entre los cerca de 40 artistas que pudimos ver en total sobre los escenarios, la jornada del sábado nos dejó un tono de rumba, mestizaje y festivo con los artistas programados. Sorprendió el trap de C. Tangana, que cada vez gana más público, mientras que El Canijo de Jerez, único en levantar un festival y poner el público a bailar, dejó Barbate patas arriba. Sínkope, el flamenco relajado con una muy particular puesta en escena de Juanito Makandé, Ayax y Prok, Morodo y Narco se encargaron de cerrar un festival que sigue creciendo a un grandísimo ritmo y que ya ha encontrado su hogar definitivo. Otra fecha más a apuntar en un verano que se nos presenta, en los próximos años, con más música que nunca.

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.