El cometa que destrozó las taquillas de medio mundo

De vez en cuando, podemos asistir a un evento en el que un objeto astronómico pasa lo suficientemente cerca de nuestro planeta para no causar daños, pero recrearnos con sus vistas. Hacer fotos que queden para una hemeroteca global y conseguir instantáneas únicas. Y ese objeto pasa, y seguimos con nuestras vidas.

A veces, desde lejos, se aproxima a nosotros algo que nos proporciona un espectáculo inenarrable, similar a ese objeto. Lo tenemos más cerca de lo que creemos pero no le damos importancia. Deja una estela en su camino y se vuelve a marchar. Pero alguna vez (realmente pocas), esa aproximación no es como se espera. Ese cometa que vamos a ver en el cielo se acerca más de lo que se creía y se rompe, y cae creando la mayor de las destrucciones.

La animación japonesa se parece mucho a un cometa con un periodo cíclico: de vez en cuando, alguna cinta se aproxima lo suficiente a nosotros como para poder verla. Desde lejos, con difícil acceso, pero ahí está, para volverse a ir siguiendo su camino. “Your Name” (Makoto Shinkai, 2016) se acercó a nosotros desde el festival de cine de San Sebastián. Y después desde el de Sitges. Y así, por todo el mundo, hasta llegar a su estreno, primero en Japón, y como una onda expansiva, al resto de Asia, y después del planeta. Y ese cometa no siguió su camino, como era habitual, sino que cayó, con toda su fuerza, en las taquillas de aquellos países.

Hay vida más allá de Miyazaki

Tras el anuncio de la retirada de Hayao Miyazaki, el mítico Studio Ghibli vive una crisis existencial, probablemente la misma que tantas veces ha parecido vivir su director y hemos sentido a través de sus películas. El listón se colocó tan alto que nada puede llegar a él. Los propios espectadores, muchas veces injustamente (y/0 malacostumbrados) piden a esas cintas demasiado, con lo que aumenta la decepción. Y se habla de la muerte del anime sin Miyazaki, o de su mediocridad. Nada más lejos de la realidad.

“Your Name” (izq) superó en taquilla a la única película de animación japonesa ganadora de un Óscar, “El viaje de Chihiro” (der)

El doblemente oscarizado director japonés es una de las personas más importantes en la historia del cine de animación junto a Walt Disney y a John Lasseter (creador del estudio Pixar). Sus universos son mágicos, la relación con la naturaleza que muestran sus cintas y su fantasía son algo irrebatible. Es patrimonio de la humanidad. Pero no todo pasa por él, al igual que no todo el cine español tiene la estética de Almodóvar: hay mundo más allá. Solo hay que recordar que se va a ver otra película de otro director, abandonar los prejuicios, y darle la oportunidad. Viéndola así, “Your Name” es capaz de igualar las mayores obras de Ghibli.

El cometa no se fue de paso. “Your Name” se convirtió en 2016 en la película japonesa más taquillera de la historia: 356 millones de dólares en todo el mundo, lo que la colocó en el puesto vigésimo de películas que más recaudaron mundialmente ese año, por detrás de la secuela de Independence Day. En España, en su primer fin de semana, apenas una treintena de salas la exhibieron. Al siguiente fin de semana y ante el éxito conseguido, más de cien cines pidieron una copia de la película. Su recaudación en nuestro país fue casi simbólica (rozando el millón de euros), pero en Japón se colocó en el número uno de la historia, por delante de Titanic y El Viaje de Chihiro.

Cinco años del cometa más bello del séptimo arte

Paisaje de Shinjuku real (arriba) y en “Your Name” (abajo). Se puede apreciar la obsesión por el detalle de Shinkai.

Makoto Shinkai tiene una deformación en su obra: procede del mundo de la publicidad, por lo que los detalles, por pequeños que sean, se cuidan hasta lo enfermizo. A ello se une el huir de los efectos digitales a la hora de animar y hacerlo dibujo a dibujo, “como toda la vida”. El resultado es un equipo de trabajo extenuado por tener que hacer cerca de 1.800 láminas de dibujos para un solo minuto de película, pero un resultado en lo visual que es un poema. Como describió una revista japonesa, “Makoto Shinkai representa la realidad mejor que incluso nuestros propios ojos”. Y su retrato de Tokio, o de un paraje natural, o de un pequeño pueblo a orillas de un lago, son propias del mejor pintor realista.

Además de la popularidad de la cinta y de haber abierto (de nuevo) el mercado de la animación japonesa a los cines occidentales (“colándose” películas que, por desgracia, están muy lejos de este nivel y resultan en muchos casos más que irrelevantes), “Your Name” consiguió algo que ninguna película de este siglo ha conseguido: poner de acuerdo a los principales críticos de cine de España, Latinoamérica y Estados Unidos en sus puntuaciones. Todos le dieron una puntuación por encima del notable. Ni siquiera El Padrino lo consiguió (sobrevalorada para la revista Variety).

Si bien la cinta es de 2016, aquel cometa que nos narra cayó, hoy, hace cinco años, el 4 de octubre de 2013. Fue el día en que cayeron las estrellas. Y fue una visión maravillosa.

 

Los cines pierden el miedo a la animación japonesa

“El día 21 de septiembre de 1945, yo morí”

Etiquetado , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *