“El Cuento de la Criada”, la historia de otra serie reventada por Antena 3

El día que se escribe este artículo, Antena 3 tiene anunciado el final de temporada de “El Cuento de la Criada” (The Handmaid’s Tale), una de las series punteras ahora mismo en las plataformas de video on demand como Netflix, HBO o, en este caso, una más pequeña como Hulu. Así, los diez primeros capítulos de la serie serán emitidos a lo largo de las noches de seis martes, variando entre un capítulo o dos de estreno sin aviso previo y destrozándola para el gran público que no usa estas plataformas.

Todo comenzaba el 19 de junio, cuando estrenó los dos primeros capítulos (la cadena ya había anunciado que sería un estreno de dos capítulos) con un gran éxito de audiencia. Casi 2’4 millones de espectadores y un 17% de share siguieron ese estreno que, no obstante, se fue hasta cerca de las 0:00 horas (y aún quedaba el segundo capítulo por emitir) en uno de los mejores estrenos del mes. El segundo capítulo ya bajó sus cifras hasta el 14% (con la importancia narrativa de haber visto el capítulo anterior para poder ver el siguiente la próxima semana para seguir el relato en su totalidad).

Esta primera temporada son diez capítulos (en su primera temporada, la comprada por Antena 3) de entre 47 y 55 minutos, a los que hay que sumar de media 22 minutos de publicidad (según los datos de Autocontrol, agencia que controla la publicidad en los medios, que, citando la ley actual, cifra en 25 minutos por cada hora de emisión el máximo que una cadena nacional puede emitir). A ello hay que sumarle, además, que el anuncio de hora de comienzo de las 22:30 era “orientativo” e iba precedido de un “previosly” (de un breve resumen de lo ocurrido en capítulos anteriores, lo que alarga el estreno del nuevo capítulo más minutos).

Capítulos acabando más allá de la una de la madrugada

La serie fue estrenada en pleno mundial de fútbol y se preveía su retraso en caso de que alguno de los partidos de los martes a las 20:00 horas se fuera a la prórroga y a los penaltis (nunca arrancaría antes de que acabase el fútbol, algo ya habitual a lo largo del año con la emisión de Champions League). Así, la hora de arranque de uno de los capítulos de estreno fue las 22:48. A ello se le sumaban 52 minutos de capítulo y 22 minutos de publicidad divididos en dos cortes, lo que sumaban 74 minutos. Es decir, ese primer capítulo acabó a las 0:02, y aún se emitía otro capítulo de 50 minutos (ya con menos publicidad al no ser ‘prime time’) con 12 minutos de anuncios. Así, la sesión de los dos capítulos finalizaba uno de los días a la 1:04 horas.

Ese es solo uno de los ejemplos del tratamiento de la serie a lo largo de sus seis semanas de emisión. La semana pasada, por ejemplo, la cadena “rompió” la dinámica de emitir dos capítulos por semana para emitir solamente uno y guardarse el capítulo final de temporada para emitirlo en ‘prime time’. Algo que por otra parte la mayoría de público no sabía, emitiendo posteriormente una película. Esta penúltima entrega ya hizo un 11’6% de audiencia, mostrando la caída desde el estreno. Aún así, fue lo más visto del día junto a otro programa de estreno de Telecinco.

Juego de Tronos, la primera en sufrir a las cadenas nacionales

La serie bandera de HBO y una de las más importantes de las series en streaming (una de las que hizo más interesante este servicio) en su día fue comprada por Antena 3 también hace ya años, poco después de su estreno y cuando este fenómeno aún no se había popularizado tanto. En primer lugar, la serie fue estrenada en Antena 3 con toda la publicidad posible, muy similar a la serie que acaba hoy. Posteriormente, la hora de los capítulos se fue retrasando, repitiendo capítulos previos a los estrenos (se emitía el capítulo 6 de la temporada para emitir después el 2, confundiendo al espectador y vendiendo la serie como una especie de películas y relatos independientes). Posteriormente, pasó a emitirse por el canal Neox llegando a sesiones de cuatro capítulos seguidos, para acabar siendo retirada a pesar de su éxito sin precedentes en Internet.

No ha faltado la publicidad ni la venta de méritos para anunciar la serie

El mayor problema que se crea con la compra de estas series por las cadenas de televisión es que, en muchos casos, se compran todos los derechos de emisión en el país; es decir, no se pueden ver los capítulos comprados en la plataforma de pago creadora porque sus derechos en España ahora le pertenecen a la cadena de televisión. Esto genera que, o bien haya que recurrir a plataformas ilegales de contenido, o bien esperar que dicha cadena los emita (o se recompren los derechos a la cadena de televisión). Así, durante más de un año, ni los clientes de pago de HBO (creadora de “Juego de Tronos”) podían ver las dos primeras temporadas ya que, en España, sus derechos le pertenecían a Antena 3.

No sabemos si pasará lo mismo con la serie de Hulu, que acaba de terminar su segunda temporada en Internet, pero de ser así, supondría una pérdida de nuevos adeptos para esta serie (y un auge de la piratería con total seguridad). Lo que queda claro es que, una vez más, una cadena de televisión ha querido imponer su modelo de sistema con un producto orientado para algo totalmente distinto y se ha dejado la mitad de la audiencia por el camino en sus seis semanas de vida.

 

Los cines pierden el miedo a la animación japonesa

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Una Respuesta a “El Cuento de la Criada”, la historia de otra serie reventada por Antena 3

  1. Requerido dice:

    Ningún juez español ha condenado a nadie por descargarse una serie para verla tranquilamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *