El día en que cayeron las estrellas

Dice el compositor y pedagogo musical Jaime Altozano que “a veces, solo a veces, pero a veces, algo se hace popular, famoso, conocido y querido porque es bueno, además de comercial”. Este mes se cumple un año de la llegada a nuestros cines (ya de por sí es noticia que una película de animación japonesa sea estrenada en grandes cadenas de cines en España) de la película que desbancó a “El viaje de Chihiro” como la película de animación japonesa más taquillera de la historia, “Your Name”.

Y como lo comercial no siempre está reñido con la calidad, al acabar los 106 minutos de metraje, uno entiende cómo ha sido capaz de quitarle el trono a una cinta de Hayao Miyazaki, quizá, incluso, a su cinta por excelencia y que le valió un Óscar. Sí, es comercial, eso es indudable. Pero no es comercial porque se le ha hecho promoción; es comercial porque es bueno.

Para saber de dónde viene todo, nos tenemos que retrotraer a la mente y obra de su director, Makoto Shinkai, hasta entonces uno de esos tantos directores japoneses a los que llaman “el nuevo Miyazaki”, ignorantes los críticos de que Miyazaki solo hay, y habrá, uno, para bien y para mal. La idea de “Your Name” venía del inicio de su carrera, cuando realiza algún corto y película de bajo presupuesto con alguna de las ideas que ahora explota. En cortos como “Voces de una estrella” o la película “El lugar que nos prometimos” ya hay retazos con bajo presupuesto, y con “El jardín de las palabras” (2013), ya vemos su uso de la música. Simplemente, estaba creciendo como director.

“Haz la mejor obra que seas capaz de hacer”

Y así, llega la oportunidad de tener un gran presupuesto. Porque “Your Name” no es la típica historia de “independiente, y con poco presupuesto, fueron capaces…”, no. En “Your Name” hay dinero. Si bien su productora (CoMix Wave Films) nunca tuvo un gran éxito y es muy reciente, de la distribución se encargó Toho, la empresa más importante de Japón en este género, encargada de todas las obras de Akira Kurosawa o del Studio Ghibli. Y con dinero de por medio y con el potencial que ya se percibía en Shinkai, es cuando se le dice “haz la mejor obra que seas capaz de hacer con recursos máximos”.

Aquí, muchos directores se estrellarían, porque tener mucho también implica mucha responsabilidad. Pero Shinkai lo aprovecha simplemente para terminar de hacer “bien” esa historia que llevaba larvada quince años en su mente. Y con los mejores animadores de Japón, contratando personalmente a la banda que hará la banda sonora (la mejor de la historia del anime según Altozano), y encargándose del guión, le da vida. Así se produce “Your Name”.

Makoto Shinkai, en la presentación de “Your Name”

Lo que era una película de animación japonesa más empieza a circular por festivales. Y gana el premio a Mejor Película de Animación en muchos eventos de Asia. Y llega a Europa, y gana el de Mejor Película (de cualquier tipo) en el festival de Londres. Y se presenta en el Festival de San Sebastián, y gana el premio principal de su categoría en Sitges, y llega a Norteamérica donde la Asociación de Críticos de Cine, en sus premios que son considerados la antesala de los Óscar, le dan el premio de “Mejor Película de Animación”, por delante de todas las obras de Pixar. Y empieza el fenómeno, se hace popular, lo que la lleva a todo el mundo. Y la gente quiere saber qué demonios es esa cinta japonesa que, sin hacer ruido, ha desbancado al Studio Ghibli como lo más visto.

¿Qué es lo que tiene para unir a todos los críticos?

Otro de los logros que tiene “Your Name” en España es que es de las pocas películas que consiguieron crear unanimidad en la crítica profesional de cine, esa que muchas veces pone a parir películas simplemente por desmarcarse de la tendencia. Todos, incluso en Latinoamérica, le dieron sus más altas calificaciones (levantando aún más si cabe la expectación).

Y así es como acaba yendo uno al cine, con unas expectativas por las nubes. Afortunadamente, Selecta Visión (una empresa que lleva ya unos años apostando fuerte por el anime en castellano, trayendo películas y realizando un doblaje magnífico) la distribuyó en España. La primera semana, a diez cines en todo el país. A las dos semanas, cerca de 50 querían la película.

Cuando la ves, ya no eres el mismo: el comienzo de la historia no puede ser más simple, con un chico y una chica que se intercambian los cuerpos con sus correspondientes consecuencias; lo hemos visto cien veces. ¿Esto era lo que estaba siendo premiado?

Paisaje de Shinjuku real (arriba) y en “Your Name” (abajo)

Estación de Yotsuya real (arriba) y en “Your Name “abajo”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Decía un comentario de la película en una revista japonesa: “representa mejor Tokio que el propio ojo humano”. Y es que Makoto Shinkai tiene una enfermedad, un exceso enfermizo de perfeccionismo, que cuando tienes poco presupuesto ayuda a que quede mejor, y cuando tienes muchísimo, hace que, con dibujos, todo parezca más real que la propia realidad. Una estación de tren, una brisa de viento, ¡incluso el interior de un tomate! Es como una poesía para el ojo, es arte, es como ver salvapantallas perfectos en movimiento. Con lo que, incluso aunque al principio parece que la historia es una más, el ojo la disfruta.

Y después llega una hora de acción, a veces inexplicable, a veces lógica, pero todo con un origen y un sentido que, tarde o temprano, encajará. Es un puzzle que vamos uniendo. A veces descubrimos piezas nuevas cuando la volvemos a ver. Y los hilos de los dos protagonistas se entretejen, cruzan, se cortan, vuelven a comenzar y dan vueltas, y trenzan la historia que cruza el tiempo. Porque, sin necesitar un DeLorean, el tiempo nos lleva a donde Shinkai quiere, con preciosas postales de regalo por el camino.

Y al final, uno se da cuenta de todo. De esos premios, de esas cifras de recaudación y de todo lo que ha movido esta película. Fue el día en que cayeron las estrellas. El día que, sin vernos, ya nos conocíamos. Una visión maravillosa.

Etiquetado , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.