Escocia abre los brazos a Europa ante un inminente Brexit

En 2014, Escocia votó en referéndum sobre su continuidad o salida del Reino Unido. El sentimiento independentista de la región del norte de Gran Bretaña, que en muchos aspectos se siente infravalorada e infrarrepresentada en el Parlamento Británico, existe desde prácticamente su formación. Bebe más del orgullo histórico que de un sentimiento propio del siglo XXI, de la visión que tienen los escoceses de los ingleses que les controlan desde la lejana Londres. Pero a pesar de ese sentimiento, un 55% de la población votó «no» a la independencia del Reino Unido. Por las consecuencias que ello tendría.

Mapa de Escocia dentro del Reino Unido

Hablamos de una población de algo menos de seis millones de habitantes, menos del 10% de la población de todo el Reino Unido. Su economía aporta aproximadamente el mismo porcentaje al país. Sin embargo, a pesar de que el sentimiento independentista existe con cierto peso, los escoceses son más pragmáticos que idealistas: votaron «no» bajo la amenaza (impulsado desde los partidarios del «no» así como desde Londres y Bruselas) de que dejarían de pertenecer a la Unión Europea, y en caso de querer pertenecer a ella tendrían que postularse para ello como cualquier país desde cero. Un proceso que llevaría varios años y que podría «aislar» al nuevo país de todos sus vecinos.

Por ello, a pesar de que la población, en pensamiento, está dividida casi a partes iguales a favor o en contra del independentismo, en caso de referéndum o de pregunta pública, la victoria del «no» suele ser relativamente holgada. En la votación de 2014 la participación fue de un 85%, de las más altas en todas las elecciones, y el «no» ganó en 29 de las 32 áreas en las que se divide internamente Escocia (aunque el «sí» ganó en Glasgow y Dundee, dos de las mayores ciudades, que a su vez fueron las que menor participación tuvieron). Una Escocia independiente sería viable económicamente, pero estaría en una peor situación que con el Reino Unido, algo que los propios escoceses reconocen.

La campaña «Europa, eres bienvenida a Escocia»

Con el Brexit, el sentimiento de independencia en Escocia se ha disparado. Principalmente por dos puntos: el primero, porque se sienten engañados. Cuando en 2014 votaron si permanecer en el Reino Unido o no, la principal presión que recibieron era abandonar la UE, con el consecuente daño a la economía escocesa (que tiene unos fuertes ingresos en la exportación, especialmente con la Unión Europea). Eso hizo que muchos partidarios del «sí» votaran «no» a la independencia por el bien de la región, pensando en su economía. Nadie les dijo que tres años después se encontrarían con una votación para salir de la Unión Europea en bloque con el Reino Unido y sin capacidad de decidir por su cuenta.

Por otro lado, aunque las exportaciones escocesas «solo» representan un 7% del total británico, lo hacen con dos campos muy elementales: por un lado, petróleo. Y ya se sabe que dónde hay petróleo, hay dinero. Por otro, el whisky, cuya producción es tan alta que la exportación es clave para que ese sector dé unos beneficios disparados (siendo además una industria potentísima, tanto por turismo como por todo lo que representa). Por ello, Escocia no duda en que quiere quedarse en la Unión Europea, aunque tenga que pasar por encima del Reino Unido.

Por ello, el gobierno escocés ha lanzado una campaña que «desafía» al Brexit y que invita a Europa a acogerles. Dedicado muy especialmente a los europeos que viven en Escocia (por ejemplo, cerca del 10% de la población de Edimburgo, la capital, son españoles) y a aquellos que viajan al Reino Unido para aprender inglés y que verían más complicado el hacerlo con las fronteras que crearía la salida de la Unión Europea. Escocia quiere ser el receptor de todas esas personas que ahora parten hacia Londres, Liverpool, Manchester u otras ciudades inglesas, de todos esos «kitchen porter» (lavaplatos y personal de cocina de restaurantes, puestos muy habituales entre extranjeros que viajan a mejorar el idioma) que ahora se verían con problemas de pasaportes y visados. Se niega a salir de la región a la que exporta más de la mitad de los productos que produce.

El dilema Reino Unido vs. Unión Europea y la petición de un nuevo referéndum

Gran parte de los escoceses consideran que han sido engañados respecto al referéndum de 2014 y que, a la hora de querer romper con el resto de Europa, el Reino Unido no ha considerado su punto de vista. Por ello, de llegar a esta situación límite en la que tener que elegir entre pertenecer al Reino Unido o a la Unión Europea, los escoceses serán más partidarios de la segunda opción, ya sea como país independiente, como región con un trato especial o con cualquier régimen. Porque si antes no querían independencia para no perder su estatus en la UE, ¿qué frena ahora el independentismo escocés?

Resultados del Brexit por regiones / Fuente: BBC

En la votación del Brexit, el 67’2% de los escoceses votaron a favor de permanecer en la UE, resultado mucho más contundente que el de la propia independencia. En prácticamente todas las áreas escocesas ganó el «remain». La sensación es que el Reino Unido ahora mismo no tiene nada que ofrecer a la región norteña. Está claro que serían un país más pequeño, con un peso reducido en las decisiones europeas y con una presencia en Bruselas relativamente testimonial, pero mantendrían su apertura de fronteras con los europeos y gran parte de su economía (porque las relaciones comerciales con el resto del Reino Unido no tendrían por qué verse afectadas).

Si bastante hay ya en el Parlamento Británico con el Brexit y la forma de ejecutarlo, ahora también tendrán que gestionar la presión escocesa que pide un nuevo referéndum con estas nuevas condiciones (y donde muy probablemente ganaría el «sí»). El propio gobierno escocés ya está pidiendo, incluso, no ser incluido en el tratado final de Brexit o incluso un Brexit propio; en resumen, alguna combinación que no les arrastre con el Reino Unido.

Etiquetado , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *