Extremúsika ratifica su vuelta al calendario de festivales de música

Extremúsika ha vuelto y lo ha hecho además con una edición más que notable, a pesar de enfrentarse a problemas de meteorología (especialmente el primer día). Regreso a celebrar del que, en la década pasada, llegó a ser uno de los festivales de música de referencia en nuestro país y que en los últimos años había sido sinónimo de cancelaciones, traslados e impagos. La marca “Extremúsika” se enfrentaba al reto importante de regresar o certificar la que sería seguramente una muerte definitiva.

Ante tan importante reto, era importante que todo funcionase correctamente. No solo ha cumplido sino que lo ha hecho de forma sobresaliente, subsanando los problemas del primer día con la lluvia y luchando contra una malísima previsión del tiempo que acabó errando, dejando incluso un último día con temperaturas agradables. Era importante también que los factores del azar ayudasen y así lo han hecho.

Quizá el regreso a Cáceres haya influido, la ciudad donde nació y de donde fue arrebatado. Extremúsika pertenecía a Cáceres y ha sido volver a la ciudad Patrimonio de la Humanidad para que todo volviese a fluir. Un gran castillo de fuegos artificiales en la madrugada del sábado al domingo ha cerrado la edición de su regreso con 16.000 asistentes por día, 10.000 abonos vendidos y ninguna incidencia.

Dia 1. Aguantando el chaparrón

El comienzo fue el punto más complicado del festival por la cansina lluvia que, siendo suave, no dejaba de caer, y se unía al agua ya acumulada de días previos. Al comienzo de la tarde y a pesar de lo encharcado del recinto, Extremúsika arrancaba con la necesidad de que el tiempo diese tregua.

Con el terreno tan mojado, algunos campistas se encontraron los problemas lógicos en el suelo, apelando a que las previsiones que daban lluvia todos los días del evento fallasen para poder aguantar. Como al final fue.

Concierto al jueves por la tarde

Público en la tarde del jueves

La situación mejoró por la noche y, si bien tuvo que pasar todo el día para achicar el agua encharcada y el río de barro que se llegó a formar, el cese de la lluvia unido a la muy agradecida carpa cubierta del fondo de los escenarios (que dio refugio todo el día a los asistentes) la coyuntura mejoró paulatinamente. Cuando Rosendo Mercado, en su gira de despedida tras toda una carrera como referente del rock nacional, salió al escenario en la noche del jueves, los cuerpos se olvidaron de la humedad con un concierto clásico del madrileño, correcto como siempre, de los intachables y cumplidores.

Actuación de Rosendo

Actuación de Mojinos Escozíos

Si Rosendo representa la corrección, la locura la puso justo después “El Sevilla” con los Mojinos Escozíos. Con la mejoría progresiva del tiempo y el buen menester de las bandas, el día se hizo aguantable para como empezó la situación. No obstante, aún estaba todo por ver.

Dia 2. Mejoría por confirmar

La previsión del tiempo empezó a fallar el viernes, y para bien. Aunque aún se mantenía cierta humedad en el ambiente, el cielo se quiso abrir conforme avanzó el día para dejar todo el protagonismo a los dos escenarios paralelos del recinto.

Primeras actuaciones de la tarde del viernes

Actuación de Def con Dos

Desde buena mañana ya estaba la música sonando y grupos clásicos como O’Funkillo estaban a las 15:00 encima del escenario. Se inauguraba además este día el espacio de música electrónica, una impresionante cúpula transparente que registró su mayor aforo a altas horas de la madrugada. A media tarde, los cordobeses Medina Azahara pasaban revista a sus temas más clásicos en un concierto homenaje a todos aquellos años grandes de la banda, mientras que Evaristo Páramos levantaba al público con Gatillazo poco después.

La climatología mejoraba y acompañaba al buen cartel de grupos presente, esperando a la noche para ver al grupo cabeza de cartel del día, La Raíz. En la medianoche, los de Gandía mostraron una mezcla de su último trabajo con sus temas ya clásicos en la gira que, esperemos, no acabe confirmándose como la de su despedida definitiva.

Actuación de La Raíz

La locura de Desakato en Extremúsika

Desakato o Sínkope continuaron la madrugada que acabó en el escenario electrónico hasta casi el amanecer, ya sin rastro de lluvia. Todo funcionaba y solo quedaba por confirmar este regreso.

Dia 3. Los fuegos artificiales celebran el regreso de Extremúsika

Un castillo de fuegos artificiales nos puso el broche final de la, técnicamente, novena edición del festival. No obstante, la sensación no es de novena, sino de una primera edición, porque las cosas no funcionan igual, se nota la sensación del regreso de un hijo pródigo, del que tantas veces perdió el camino y ahora ha vuelto de donde nunca debió salir. Las luces en el cielo confirmaban que así, sí puede existir Extremúsika. Y por muchos años.

Actuación de Antílopez

Hamlet en Extremúsika 2018

A mediodía ya estaban las bandas subiéndose a los escenarios, destacando a Antílopez. Los onubenses son de lo más fresco y divertido que uno puede encontrar ahora en el panorama musical nacional, y su escasa media hora de actuación se nos hizo muy corta (algo habitual con los grupos que tocaron al comienzo de cada día). Ya al comienzo de la tarde, Hamlet empezó a meter peso al último día de festival con incluso temperaturas agradables. Sin obstáculos para disfrutar, la banda de El Gran Wyoming nos ofreció un rock con influencias de blues muy instrumental, a lo que Lendakaris Muertos respondió con la locura habitual de sus eventos.

Público del sábado 14

Banda de El Gran Wyoming

Y anocheciendo, Soziedad Alkóholika dejaba toda su fuerza sobre el escenario. Y la Mala Rodríguez todas sus rimas. Y Narco (con nuevo disco incluido) el rock más potente. Hasta que llegó The Prodigy, los cabezas de cartel. Los británicos ofrecieron un concierto habitual dentro de las pocas fechas que hacen en España, incluso en ocasiones algo decepcionante para el tono del festival.

En una madrugada agradable y más cercana a lo primaveral que a lo vivido el jueves, los últimos grupos pasaron por los escenarios mientras que despedimos los conciertos en la cúpula electrónica.

Actuación de SA, Extremúsika 2018

El adiós

Al levantar las piquetas del suelo y recoger (aún aguanta el rocío de agua en la tela de campaña), dejamos Cáceres con tranquilidad, con la conciencia del que ha dejado a buen recaudo algo querido. Con la mente tranquila, porque sabemos que se ha hecho bien y porque ha vuelto. Y porque esto, quizá, no ha hecho mas que arrancar. Volver a arrancar, en este caso, pero por el camino correcto. Con cosas que arreglar, por supuesto, porque siempre hay algo que mejorar, como por ejemplo el trato dado a los medios de comunicación, con unos requisitos nunca vistos para trabajar y unas limitaciones muy excesivas (algún periodista que iba a trabajar tuvo incluso que pagar una entrada).

Cuando las cosas se hacen bien, el éxito es más probable que llegue; Extremúsika 2018 se ha hecho muy bien, y merece su regreso al Olimpo de festivales. Con la esperanza de que no vuelva a salir de nuevo jamás.

(* Fotos: Organización)

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.