Festardor se postula como festival de referencia del otoño musical

Es otro caso más de festival que empieza desde abajo y que, lejos de las grandes inversiones iniciales con las que han contado otros eventos similares desde su primer momento, lo han ido construyendo poco a poco, como el que va haciendo el legado de algo que quiere que sea grande. Y así, edición tras edición, el festival Festardor, este año en La Pobla de Vallbona (Valencia), espera haber encontrado ya su casa definitiva tras celebrarse en varias localidades valencianas a lo largo de su historia.

Algo que los amantes de la música desean, ya que esta cita, que también parece haber encontrado ya sus fechas óptimas, será una de las que cierren la agenda 2018 de festivales en nuestro país, y tan importante es ser el que inicia el año como ser el último cartel del año para que los amantes del rock nacional puedan cerrar su calendario y atajar el invierno vacío de grandes eventos.

Aprovechando un puente festivo nacional y cerca de una gran ciudad como es Valencia, Festardor presenta tres días (11, 12 y 13 de octubre) con un gran cartel de bandas nacionales entre las que destacan los vitorianos Soziedad Alkohólika y los navarros Berri Txarrak, que tras estar un tiempo haciendo espectáculos en escenarios de medio aforo y salas más pequeñas, vuelven a aparecer en carteles de festivales en los últimos meses de año así como en 2019.

Una itinerancia injusta

El año pasado fue en Bétera. Oliva, Gandía, Bellreguard… el festival se ha movido por prácticamente toda la provincia buscando un hogar que le acoja como es debido. Y ha conseguido grandes ediciones en el pasado, aunque ello no ha hecho que se afiance en una localidad. Esta edición estrenando una nueva ubicación espera poder cumplir esa ambición, con una zona de camping que se espera que pueda atender a la gran afluencia que se espera, ya que esas entradas están agotadas a falta de más de dos semanas para que comience.

Y es que si las fechas son un buen aliciente y el cartel al completo resulta muy atractivo, el precio es el atractivo definitivo. Por 30 euros, tres días de música junto a 49 bandas de las que más de la mitad están girando por todo el país e incluso a nivel internacional, un auténtico regalo para los indecisos que va a provocar, con total seguridad, que se cuelgue el cartel de “no hay entradas”. El siguiente reto para Festardor será recibir y dar la correcta cabida a todos los asistentes. Una prueba de fuego de categoría.

Además, el festival cuenta con entradas de día, algo que siempre es de recalcar en una época en la que la mayoría de festivales ya no lo hacen. De forma correcta, estos precios de día (22 euros) son algo más bajos que el abono para los tres días buscando incentivar la compra de los tres días. Algo que, no obstante, no impide a quienes solo les interese un día que puedan asistir.

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *