La nueva Ley de Patrimonio Natural que va en contra de la naturaleza

Este jueves se vota en el Congreso de los Diputados la nueva Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad que, a esta hora, parece contar con el apoyo del PP, Ciudadanos, PNV y el PdeCat (antigua CiU catalana). Una nueva ley que, durante cada reforma que presenta y nuevo punto que se añade, promete dañar aún más si cabe la naturaleza para dejarla al servicio de la caza y pesca. Una ley que debe defender la naturaleza se dedicará a defender los intereses económicos que hay en ella.

Esta aprobación, de seguir adelante, se haría en contra del criterio científico y técnico, que han mostrado un consenso unánime, e incluso contra el propio Tribunal Supremo que, en sentencias de meses atrás, se ha mostrado favorable al respeto a la naturaleza en choque con estos intereses económicos. Un “Jaque a la Naturaleza”, como se llama la campaña que están promoviendo grupos como Greenpeace, Ecologistas en Acción, EQUO y otros estamentos naturalistas, del que poco se está hablando para lo que significaría.

Foto: Javier Robla

El punto más lamentable de esta ley está en que permite a las administraciones la suelta de especies alóctonas en el medio natural, es decir, especies invasoras. Estamos hablando, en España, de la carpa (que a pesar de vivir en la Hispania romana, es una especie invasora que además ataca la supervivencia de las especies autóctonas), del cangrejo americano que ya ha desplazado al autóctono, las tortugas de Florida que eran mascotas habituales en los años 80 y 90 y ahora están prohibidas, el visón americano (llegado a España para peletería y moda pero que se extendió en la naturaleza al escaparse de las granjas), el siluro o las cotorras argentinas que colonizan cada vez más ciudades.

Adiós a la naturaleza para que haya buenas presas que cazar o pescar

Cuando toda la comunidad científica y biológica está en contra de esta ley, además de forma unánime, es que algo tiene que, claramente, no puede aceptarse. Un ejemplo se podría poner con el visón europeo, la especie autóctona de la península: solo quedan 500, menos aún, que linces ibéricos, cuando ya se sabe el estado de casi extinción por el que ha pasado el felino. El visón americano es mucho más agresivo y desplaza al europeo, acabando incluso con sus crías. Esta ley sería prácticamente ponerle fecha de extinción en varias décadas.

Campaña en redes contra la aprobación de la nueva Ley de Patrimonio Natural

¿Qué ventajas, entonces, presenta esta nueva ley? El enorme beneficio que supone para la caza especialmente a corto plazo, y es que esta ley significa que se puede soltar a cualquier tipo de animal en una explotación cinegética, o incluso en el propio campo sin necesidad de ser un coto de caza, y se puede cazar o pescar. Beneficio enorme para esas asociaciones a costa de que estas especies eliminen a las autóctonas o el trabajo que otros proyectos de recuperación como Life+Iberlince está haciendo para repoblar los campos de nuestro país.

La conservación naturalista, por tanto, queda desbancada por la explotación intensiva de la caza y la pesca. Una ley, propuesta del Partido Popular en abril (antes de perder el Gobierno), que elimina toda normativa existente anteriormente ante la que han presentado firmas 600 científicos de todos los campos, más de cien ONGs, así como 17 sociedad científicas, algunas de ellas premiadas a nivel europeo.

La necesidad de la ley

Esta ley nace precisamente de los problemas que ha puesto el Tribunal Supremo a la hora de tratar con especies invasivas, ya que ha sido muy tajante en dar la razón a los científicos: se deben eliminar estas especies porque ponen en peligro las autóctonas. Así lo declaró en abril en una sentencia y una semana después nació esta propuesta, que se elevaría sobre el Tribunal Supremo dejando en “papel mojado” sus decisiones.

Árbol con cuerdas para ahorcar a los perros de caza dentro de un coto de caza / Foto: Javier Robla

Por otro lado, esta ley se elabora sin el visto bueno del Consejo Asesor del Medio Ambiente, elaborada exclusivamente por el Partido Popular sin contar con más organismos. Criterios biológicos que quedan anulados como por ejemplo suspender la catalogación de una especie o incluso promover la descatalogación de la misma. De hecho, la anterior ley ya tuvo que ser modificada porque era demasiado laxa en el cuidado de las especies autóctonas, pero que ahora se endurece mucho más.

Incluso, en un último punto, la ley propone, ante la pesca de la trucha autóctona, soltar truchas arcoiris (especie invasora): “con el fin de restar presión de pesca a la especie de trucha común, las comunidades autónomas podrán permitir las sueltas de truchas arcoiris”, dice textualmente el artículo.

 

Los linces vuelven a reinar en los campos

Tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.