La Policía pide ayuda para localizar a un agresor machista en Valladolid

Valladolid, cerca de las 4:00 del pasado sábado al domingo. Una pareja discute con fuerza en plena calle, muy cerca de la histórica universidad pucelana. Según el testigo que vio todo el incidente, tenían entre 25 y 30 años. Al principio todo se limita a insultos por parte del hombre hacia la chica, que caminaba más adelantada, mientras el testigo se mantenía lejos observando. Posteriormente, el hombre aceleró el paso para agarrarla y amagar con darle un puñetazo, momento en que intervino para frenar la situación.

Plaza de Santa Cruz, Valladolid / Foto: visitarvalladolid.com

El resultado fue de lesiones por parte del hombre hacia este testigo, un varón de 40 años que volvía a casa tras una noche con sus amigos. Múltiples contusiones en la cara y el cuerpo, destacando un fuerte puñetazo en la mandíbula y peligro en la visión por operaciones previas que había sufrido y que, ante estos golpes, podían provocar problemas de retina o córnea. Él mismo se dirigió al Hospital Clínico de Valladolid donde levantaron acta de sus lesiones para, posteriormente, avisar a la Policía. A esta hora, no se tiene constancia de la identidad del agresor.

Por ello, y junto a la revisión de todas las cámaras de seguridad de bancos de la zona, del Parque de Santa Cruz y de la propia universidad, la Policía ha realizado un llamamiento para localizar al agresor, del que se tienen pistas muy genéricas: entre 25 y 30 años, 1’70 de altura, complexión delgada y pelo corto. Afortunadamente, lo céntrico de la zona hace que varias cámaras estuvieran, en teoría, en disposición de haber podido grabar al sujeto.

“Me estaba poniendo enfermo, no podía dejarlo estar”

A través de un familiar de este hombre conseguimos contactar con él, ya que ahora mismo lo que más le interesa es localizar al agresor y que se difunda lo ocurrido. Su miedo aún no se ha desvanecido, incluso a salir a la calle. Si bien sabe que probablemente no hizo lo recomendable en la situación, no duda en que, en caso de vivirlo de nuevo, volvería a actuar igual.

“Parecía una fuerte discusión, simplemente. La chica le pedía que la dejara en paz mientras él le gritaba que no valía para nada o que era una inútil desde unos metros más atrás. Después el chico corrió esa distancia para agarrarla por el brazo, retenerla, y hacer el gesto de darle un puñetazo. Fue ahí cuando ya no pude seguir viendo y actué, me estaba poniendo enfermo la situación y no podía dejarlo pasar”.

Empezó a encararse conmigo mientras la chica se fue. Al instante, me lanzó un puñetazo a la boca y estaba en el suelo

“El chico se paró conmigo, así que la chica se fue. No llegué a ver más de ella. Empezó a encararse conmigo diciéndome frases como “ahora te cagas”, “ya no eres tan hombre”, “ahora qué pasa”, y cosas así. Al instante, me lanzó un puñetazo a la boca. Intenté salir corriendo pero caí y ahí empezó a darme patadas por todo el cuerpo mientras intentaba cubrirme como podía. No sé más de lo que pasó después”.

Aparte de las lesiones y el miedo, cuenta que lo que más le dolió fue la reacción de la poca gente con la que se cruzó, ya que nadie intentó ayudarle. “Me tambaleaba camino al hospital sin saber muy bien lo que tenía y, a pesar de que me cruzaba con personas, nadie hacía nada. Miraban para otro lado, como si les diera vergüenza lo que veían. Se pensarían que era un borracho, no lo sé, pero era una situación muy impotente. Nadie quería saber nada”.

La Policía recomienda no intervenir y llamar a su servicio inmediatamente

“Sé que la Policía lo recalca mucho, que hay que intentar evitar el entrar en estas discusiones y llamar. ¿Pero cómo me quedo ahí parado hasta que lleguen? Hice lo que yo consideré moralmente correcto: no sé cómo habría acabado la chica”.

Volvería a hacer lo mismo. Sé que dicen que hay que limitarse a llamar a la Policía, ¿pero cómo me quedo ahí parado hasta que lleguen?

Por la peligrosidad de una persona en esa situación y ante la posibilidad de que pueda llevar un arma, es recomendable no actuar, pero es común el caso de personas que ven algo así y no lo pueden dejar pasar, principalmente por el bien de la chica (de la que tampoco se conoce la identidad). “Creo que hice lo correcto, aunque el resultado fuera el que fue”.

Se pide la colaboración ciudadana especialmente de la gente que pudiera estar por esa zona de Valladolid el pasado sábado (calle Librerías, plaza de Santa Cruz, entre las 3:30 y las 4:00) para localizar al acusado de dos agresiones (tanto a la chica como a esta persona que intervino), así como la máxima difusión de lo ocurrido en medios de comunicación, como ya ha hecho El Norte de Castilla a lo que nos sumamos desde Sinestesia Magazine.

Se recuerda además que para todo asunto relacionado con la violencia doméstica y de género existe el teléfono gratuito 016 de atención a las víctimas, que no deja rastro en el registro de llamadas ni en la factura.

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.