Las cuatro jornadas de Weekend Beach Festival

El Weekend Beach Festival alcanzaba su quinto aniversario atesorando ya signos de gran madurez y progresión, con un recinto y zonas de acampada bien gestionadas, con el aliciente de estar a pie de playa, una organización sin colas de espera y con buen trato general al público. Cartel de lujo para la ocasión, con actuaciones del calibre de David Guetta, The Offspring, Jimmy Cliff o Bunbury entre otros.

Para arrancar pudimos asistir al concierto de Green Valley, grupo que se ha convertido en estandarte del reggae en el panorama nacional a base de ritmos pegadizos y buenas letras. Sonaron todos sus clásicos como “La vida va”, “Love love” o “Cuéntame”. No faltó ese gran tema que tiene en colaboración con Rayden llamado “Las estrellas del cielo”, seguido del preceptivo mensaje antimaltrato, y ese alegato a la naturaleza que es “Hijos de la tierra”, finalizando el concierto con “A veces”, donde incluso se permitió el lujo de hacer un wall of death.

Foto: Gael Castro

Seguía a Green Valley otro artista de reggae que también fue estandarte en su momento del ascenso de este género en España: Swan Fyahbwoy. Desgraciadamente el bueno de Swan ya no es lo que era, con un directo anodino, y no es capaz ni de cantar las canciones completas a pesar de tener un coro de varias personas ayudándolo. En ningún momento consiguió conectar con el público a pesar cantar clásicos como “Avecina tormenta”, “Blond apetit” o la imprescindible “Fuma weed”. Se despidió con “Tanto por ti” dejando un paso que no será precisamente recordado en el festival.

Salió después La Pegatina para animar al personal que estaba algo frío y, como es habitual, no les costó mucho hacerlo. Aprovecharon, además, igual que Green Valley, para hacer una reivindicación feminista en contra de “La Manada” y para recordarnos su 15º aniversario en el Palacio de los Deportes de Madrid. Se fueron sucediendo temas festivos como “Miranda”, “La voisine” y alguna más reivindicativa como “Una mirada”. Esta vez no acabaron el concierto con “Maricarmen”, que fue la penúltima, sino con “Lloverá y yo veré” que ponía el colofón con todo el público bailando y confeti por el cielo. Fue la primera toma de contacto con el festival en un día en que aún no estaban funcionando a fondo todos los escenarios.

El festival a pleno rendimiento

Llegaba ya el primer día fuerte del festival, con los 3 escenarios funcionando a tope y con unas estrellas indiscutibles: The Offpsring. Comenzamos nuestra jornada viendo el pop/rock indie de Viva Suecia, grupo “a rebufo” de la tendencia que han marcado Love of Lesbian, Vetusta Morla o Izal (presentes en el festival).

Actuación de Muchachito / Foto: Gael Castro

También pudimos ver a El Kanka que agitó a sus fieles malagueños, ante los que actúa menos de lo que querría, como él mismo dijo. En su mismo escenario comenzó Muchachito, ya sin “bombo infierno”, junto a su grupo de viento y el característico pintor en escena que parecía que esta noche nos deleitaría con una escena de mar. Arrancó con el habitual “Me tienes frito” y rápidamente empezaron a moverse los pies.

Su tiempo lo compartió, en otro escenario, con los chicos por excelencia de Reinosa (Cantabria), La Fuga, que siguen luchando contra viento y marea desde la marcha de Rulo. A pesar de que el recibimiento a esta “nueva Fuga” ya no es el mismo, el personal no pudo más que animarse al ir escuchando clásico tras clásico como “En vela”, “Trampas al sol” o “Pedazo de morón”. Recibimiento más frío recibieron los temas de la nueva etapa como “Humo y cristales” o la estupenda “Camarote”. Un concierto sin fisuras y sin parar despidiéndose con el ya habitual “Paquí pallá”.

Llegaba después de La Fuga el plato fuerte de la noche, los californianos The Offspring. Visiblemente pasados de peso (el tiempo pasa para todos), intentaron ganarse a los fans a base de chascarrillos en español, sobre todo por parte de Noodles, y de enlazar un tema mítico tras otro. Cayeron “Americana”, “Come out and play”, “Staring at the sun”, “Want you bad”, “Bad habit”, “Pretty fly”… así como algún nuevo clásico moderno como “Hit hat” y una versión del tema de AC/DC “Whola Lotta Rosie” acabando, para delicia de los asistentes, con la tripleta “The kids aren’t all right”, “You are gonna go far, kid” y por supuesto, “Self Esteem”. A pesar de ser un concierto muy esperado por todos y que el público estaba bastante entregado, el grupo toca en “piloto automático” y eso se nota en la conexión con el público, que podría ser mejor.

Seguimos con el punk rock, en este caso inglés, de los Toy Dolls que, con una afluencia de público más bien escasa, desplegaron todo su saber hacer y energía como lo llevan haciendo desde hace más de 30 años. El penúltimo grupo del día fue los casi omnipresentes La Raíz, banda que se despide de los escenarios por un tiempo y que acumula miles de fans por toda España. Este caso no fue diferente y el escenario Victoria registró uno de los mayores llenos de todo el festival. Ejecutaron el setlist que vienen haciendo durante la monumental gira por toda España (ese día era el segundo concierto que hacían, como así nos recordaron), en el que no faltaron “Entre poetas y presos”, “Jilgueros”, “La hoguera de los Continentes” (muy coreada por el público) y la siempre solicitada “Que ruede la corona”, acabando como es habitual con “Nos volveremos a ver”, nombre de esta gira de despedida. Y seguro que será así.

Finalizamos este primer día casi con el amanecer junto a los incombustibles Boikot con su espectáculo con fuego y confeti y todo su repertorio de clásicos. “Inés”, “De espaldas al mundo”, “Kalashnikov”, etc., entre las que incluyeron dos nuevas canciones que vienen interpretando y que han calado bien en el público, “Jarama” y “Hablarán las calles”. Se despidieron con la ya clásica versión de Piperrak “Cualquier día”.

Boikot / Foto: Gael Castro

La Raíz / Foto: Gael Castro

 

 

 

 

 

David Guetta abarrota el recinto

Ya el viernes, con Izal pudimos atestiguar cómo esta banda ha crecido exponencialmente, llenando por completo el escenario Brugal (el principal) con una de las asistencias más grandes del festival. Arrancaron su show con “Autoterapia” y fueron haciendo tema tras tema con un Mikel Izal muy activo y en estado de gracia. Fueron muy coreados “La mujer de verde” o “Qué bien” además de la despedida con “El pozo”.

Seguía a Izal un grupo también en crecimiento y que demuestra su calidad en cada actuación, La Maravillosa Orquesta del Alcohol, más conocidos por su acrónimo, LA M.O.D.A. No faltaron temas ya icónicos como “La inmensidad”, “¿Quién nos va a salvar?”, “Hijos de Johnny Cash”, “Hay un fuego” (con solo de saxo incluído) y el remate de un gran concierto con “Los héroes del sábado”.

La M.O.D.A. / Foto: Gael Castro

La asistencia se multiplicó con la salida a escena de David Guetta abarrotando por completo la explanada del escenario Brugal y deleitando a la muchedumbre con su show de efectos especiales y canciones comerciales ya conocidas por todos. Poco más podemos decir aparte de que sonó estupendamente como prácticamente todos los conciertos del festival.

En su mismo escenario, a continuación, apareció Desakato, con menos público del habitual para estos asturianos de moda en el mundo del punk hardcore, mostrando que no era un festival totalmente dedicado a la música rock o punk. Aun así lo dieron todo como hacen siempre, con Pepo lanzándose al público y haciendo un guiño a David Guetta con sus palabras: “nosotros no tenemos efectos ni electrónica, somos solo 5 amigos tocando música”. Arrancaron como un “Huracán” y acabaron con lo que llamaron una balada: “Cada vez”, y la demoledora “Pánico en Frankfurt” con todo el mundo haciendo pogos.

Izal / Foto: Gael Castro

Desakato / Foto: Gael Castro

 

 

 

 

 

Último día con clásicos del rock

Arrancamos viendo a los balcánicos Dubioza Kolektiv que pusieron como siempre a botar a todo el personal. Sacaron la bandera de su “patrocinador” (The Pirate Bay) y nos enseñaron a bailar un vals bosnio. Todo ello entre temazos en los que es imposible no moverse como “Free.mp3”, “Boom!” o “Kazu”. Se fueron con “No escape” recordándonos que nosotros no tenemos escapatoria ante estos fenómenos del este de Europa.

En el escenario principal pudimos deleitarnos con Enrique Bunbury, con un concierto elegante y repleto de clásicos como “Sí”, “El extranjero”, “De mayor” o “Que tengas suertecita” que todo el público coreó. Está claro que Bunbury es un artista con letras inmortales y lo volvió a demostrar. Pero cuando el público realmente vibró fue con las tres canciones de Héroes del Silencio que reprodujo con sorprendente fidelidad a su antigua banda: “Mar adentro”, “Héroe de leyenda” y “Maldito duende” hicieron las delicias del personal, despidiéndose con “Lady blue”.

Seguimos la noche con los sempiternos Celtas Cortos, que con la intro de “La chaqueta metálica” arrancaron con “Haz turismo” y completaron un concierto repleto de canciones ya en la cabeza de todos como “Tranquilo majete”, “El emigrante”. Por supuesto, no faltaron “20 de abril” y “Cuéntame un cuento”.

Entre los últimos artistas que pudimos ver en los cuatro días de música, Nach animó a los numerosos asistentes con sus efectos vocales repartidos en trozos a lo largo del concierto entre temas como “El idioma de los dioses”, “Rap español o “Tantas razones”, mientras que un público más escaso disfrutaba de Avalanch que, a pesar de ello, no se amilanaron desgranando con efectividad y contundencia “El ángel caído” y finalizando con “Torquemada”, entre una gran calidad de sonido (incluso impropio de otros festivales) y despidiéndonos del festival que puede decir, con la cabeza alta, que con una sobresaliente organización y cartel se ha colocado entre los más importantes de España.

Celtas Cortos / Foto: Gael Castro

Enrique Bunbury / Foto: Gael Castro

Tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Las cuatro jornadas de Weekend Beach Festival

  1. Alberto says:

    Gran crónica!!Felicidades!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *