Ojeando Festival: el encanto de pueblo andaluz, la magia y la originalidad

El Ojeando Festival celebra su undécimo aniversario con energías renovadas tras el rotundo éxito cosechado en la anterior edición, repleta de sorpresas y novedades por la celebración de un décimo aniversario inolvidable. En esta ocasión, el festival se celebra los días 13 y 14 de julio y contará, como cabezas de cartel, con bandas contrastadas de primer nivel como Maga o Lori Meyers, así como otras emergentes muy prometedoras que irrumpen con fuerza como Rufus T. Firefly o Nunatak, entre otras.

Ojén es un pueblo típico andaluz situado en la provincia malagueña, en un entorno natural ideal para la celebración de un festival de música en el que se involucra todo el pueblo. Los esfuerzos mayúsculos ante la particularidad de un evento así tiene sus frutos, y recompensa es que, tras estos once años, Ojeando Festival es uno de los festivales de música indie más particulares del panorama nacional, siendo ya una cita especial e ineludible para los amantes de este género. La unión entre la organización, la gente del pueblo, y los fieles asistentes de cada año provocan un clima idóneo con unos carteles muy interesantes y variados.

El aunar bandas veteranas con jóvenes talentos y promesas da un resultado fabuloso: Ojeando es especialista en encontrar artistas emergentes, y es que por el Escenario Patio ya han pasado la mayoría de las grandes bandas de pop-rock indie de nuestro país. Niños Mutantes, Izal, Sidonie, Los Planetas, Love of Lesbian, Lori Meyers, Second o Supersubmarina son buenos ejemplos de ello.

La música como toda la vida

Otra peculiaridad que le aporta encanto a este singular festival es su escenario principal, el ya mencionado, escenario Patio, llamado así porque se sitúa en el patio de un colegio del pueblo, rodeando el escenario las aulas, por un lado, y las viviendas por el otro. Los conciertos en el patio son una experiencia única y forman un ritual sónico y convivencial para los asistentes.

Foto: Ayuntamiento de Ojén

Además, en una de las plazas del pueblo, a escasos metros del colegio, encontramos el escenario Plaza, donde se pueden disfrutar de conciertos que ambientan la zona de manera totalmente gratuita. También hay espacio para aquellos que le gustan más la electrónica, pues también cuenta con un acogedor y bonito lugar llamado El Molino, donde se pueden escuchar djs pinchando música para estar bailando toda la noche, también de manera gratuita.

Otro aliciente para este alternativo festival malagueño de dos días lo encontramos en su refrescante piscina municipal, que se pone al servicio de los asistentes que hayan adquirido su abono con acampada. Muchos argumentos para que esta edición sea un nuevo éxito y volvamos a vivir una nueva experiencia inolvidable.

Las entradas se pueden adquirir en la página web del propio festival.

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.