Urbasa y Andía, el paraíso navarro de agua turquesa

Existen multitud de rincones encantadores repartidos por todo el territorio peninsular, recónditos, ocultos de las grandes guías de viajes, a los que es complicado llegar y donde es recomendable ir con alguien de la zona para conocerlos a fondo.

Merindad de Estella dentro del mapa de Navarra dividido en merindades

Carretera NA-718, camino a Zudaire / Foto: Diego Fernández

Nos adentramos en el parque natural de Urbasa y Andía, en la Merindad de Estella (Navarra). Una merindad es la forma histórica foral que tiene Navarra de dividirse, como comarcas, y hay cinco en la región. Estamos colindando con la provincia de Álava, desde la que llegamos precisamente así que es la primera merindad que encontramos si vamos desde el sur del País Vasco o desde La Rioja y el oeste del país (si no seguimos la costa Cantábrica).

Estamos a una media de 1.000 metros sobre el nivel del mar, con puntos mínimos de 800 metros y máximos de 1.400. Con este relieve, ya se puede suponer que la llegada es complicada y a la vez preciosa. Por la A-1, rodeamos Vitoria-Gasteiz y cruzamos a la Comunidad Foral de Navarra donde, al poco de entrar y antes de llegar a Alsasua, nos bifurcamos por la carretera NA-718. Vamos en primer lugar a cruzar toda la sierra hacia la población de Zudaire.

La naturaleza venciendo a la civilización

Urbasa, cuyo significado en euskera es bosque húmedo, destaca por la gran variedad de vegetación que se puede encontrar. Los bosques se juntan con los cañones erosionados durante milenios y corren las cascadas de agua en una zona donde encontramos muchísimo deporte de aventura. En nuestro viaje nos encontramos con mucha gente que viene a practicar la escalada, rappel o senderismo.

Panorámica de Estella-Lizarra

Cruzamos por la sinuosa carretera toda la sierra hasta llegar a los pequeños pueblos que hay en su orilla. Son aldeas con apenas un centenar de habitantes destacando Zudaire (230), Baquedano (135) o Artaza (154). Aprovechamos la cercanía para remontar el río Urederra, bordear aldeas de pocas calles como Artavia, Amillano o Larrión para conocer Estella (Lizarra, en euskera), Patrimonio de la Humanidad al pasar por ella varias ramas del Camino de Santiago. La ciudad de cerca de 14.000 habitantes parece más propia del medievo con unas casas orientadas al paso del río Ega y un núcleo urbano que se estira al paso del río.

El parque de Urbasa, espacio natural protegido, se caracteriza por la tranquilidad y el compromiso con el medio ambiente. No encontramos grandes complejos ni masificaciones, con un turismo natural basado en los campings, ecológico y respetuoso.

El camping para vivir el Parque Natural en su plenitud

La tranquilidad del valle hace que esta sea la mejor opción para conocer la zona, aunque en Estella se pueden encontrar hoteles y la sierra está a apenas 15 kilómetros. Pernoctar en un ambiente natural como este siempre es algo que se recuerda por las preciosas vistas que nos acompañan como si de un salvapantallas se tratara, con la mezcla de los valles y los pasos de agua que nos veremos obligados a cruzar para conocer la zona.

Es recomendable planificar unos días y tomarse las visitas con calma porque hay muchos espacios que ver. Además, hay que ir bien preparado especialmente de calzado y ropa de temporada para realizar largas caminatas, además de llevar siempre algo de agua y comida. Sin embargo, las caminatas por senderos complicados tienen su recompensa, y las imágenes de las que podremos disfrutar lo valen. Fotos a las que no estamos acostumbrados y que bien parecen más propios de lugares tropicales.

Foto: Diego Fernández

Foto: Diego Fernández

Un muy buen ejemplo de ello es el nacedero del Urederra, con una vegetación espectacular que sólo se ve eclipsada por el color del agua del río. Impacta ver un río en la península con agua turquesa, a lo que sumado al cansancio de la caminata, provoca unas ganas terribles de pegarse un chapuzón. No obstante si esta zona es tan bonita es gracias a lo protegida que está, y por eso desde hace unos años se encuentra prohibido el baño en el nacedero.

Foto: Diego Fernández

Foto: Diego Fernández

El Balcón de Pilatos

En el punto más alto del nacedero podemos encontrar unas cascadas preciosas a las que podremos llegar si no nos asusta saltar de roca en roca. Hay que tener cierta pericia para hacerlo aunque no es necesario equipo de montañismo para llegar a la zona. En este punto el agua procede de las cumbres más altas de la sierra, con una temperatura extremadamente baja incluso en verano.

Podemos dar vueltas infinitas por los senderos que cruzan, se entretejen, nacen y mueren por el Parque Natural, caminos en los que se aúnan los mejores aspectos de la flora y fauna navarras. Pero una visita obligada es ver todo el valle desde el Balcón de Pilatos, un mirador con una caída de más de 300 metros al borde sur de la sierra desde el que podemos ver las cascadas y el Valle de Améscoa. El enorme acantilado está al lado de la carretera que cruza toda la sierra y tiene su propio aparcamiento.

Balcón de Pilatos / Foto: Diego Fernández

Valle de Améscoa / Foto: Diego Fernández

El secreto de la presa de Bellín

Para finalizar, el lugar que posiblemente fue nuestro mayor descubrimiento en el río Urederra: la presa de Bellín.

Una zona a la que sólo se puede acceder a través de un sendero de unos cuantos kilómetros desde la localidad de Eulz y a la que accedimos cruzando a nado el río ante la imposibilidad de desplazarnos a Eulz. Es una zona con muy poca afluencia y que maravilla por su intimidad. Una presa natural que crea una pequeña cascada de un par de metros de altura rodeado de una frondosa vegetación que la aísla del exterior, siendo completamente invisible desde la carretera o los caminos cercanos.

Presa de Bellín, Parque Natural de Urbasa (Navarra) / Foto: Diego Fernández

Presa de Bellín / Foto: Diego Fernández

Foto: Diego Fernández

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valle del Jerte: nueve días de flores de cerezo

Tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Urbasa y Andía, el paraíso navarro de agua turquesa

  1. Mari Luz says:

    Hermoso lugar para los que amamos la naturaleza, he estado un par de veces por allí. Bellas fotos

  2. Ron says:

    [El contenido de este comentario ha sido eliminado por incumplir la Política de Privacidad y participación en esta página: insultos]